Lana del Rey: “Born to die”

Hipnótica. Una canción para dejarse arrastrar en uno de esos días en los que la cabeza pesa, te has tomado una copa y parece que te hayas tomado diez. Recrearse en una tristeza probablemente fingida, o cuanto menos, no tan intensa. Hacerlo por mera poética. Reflexionar sobre el futuro incierto y el pasado errático. I was so confused as a little child, susurra Lana. Nacidos para morir, así que vivamos el momento. Y para ello, experimentar la languidez es una manera tan buena como cualquier otra.

“Born to die” es un tema del disco homónimo de Lana del Rey, editado en 2012 por Interscope y segundo álbum de la neoyorquina. Nacida, por cierto, en 1985, como la que escribe estas líneas.

Kent: “Dom Andra”

Un tigre blanco y negro en la portada. Cuando no entiendes ni una sola palabra de una canción, la imaginación es más libre. En este caso, es una canción que huele a noche, a semáforos y carreteras urbanas. “Dom Andra“, leo. Y yo, tan descolocada como el dichoso felino en una selva de cemento.

“Dom Andra” es un tema del grupo sueco Kent, editado en 2002 por el sello BMG Sweden.

La Habitación Roja: “Y?”

Escribir cartas para olvidar. Es la propuesta que hacía La Habitación Roja en esta canción, pop sin pretensiones de fondo ruidoso. De ella me enamora la estrofa, mucho más que el estribillo, por su ritmo roto que invita a bailar mientras berreas con una cerveza en la mano. De momento, me conformo con mover la cabeza de forma extraña mientras camino con los cascos puestos.

“Y?” está incluida en LHR, primer álbum de La Habitación Roja, editado en 1998. 

“La joven Dolores”, lo último de Christina Rosenvinge

“La joven Dolores” es el último trabajo publicado de Christina Rosenvinge, una de las imprescindibles en la escena actual, a la que oxigena cada vez que se deja ver. Repasamos este recién estrenado disco.

Christina es veterana pero sus trabajos suenan frescos y vivos como nunca. Tu labio superior, su anterior trabajo, vio la luz en 2008, y los medios pero sobretodo el público lo recibió como agua de Mayo. Algo así sucede con este recién estrenado disco, La joven Dolores, que en esta ocasión está cantado (y contado) íntegramente en castellano. Su título no es casual: el conjunto de canciones está impregnado por un tinte nostálgico, que salta hacia atrás, hacia playas y otros escondites. Hacia historias personales con barcos e islas. Este ambiente se palpa claro en títulos como Jorge y yo.

Y es que la lírica es uno de los puntos fuertes de Rosenvinge. Con influencias declaradamente femeninas como Alejandra Pizarnik o Anne Sexton, las letras tratan múltiples puntos de vista del amor, basándose incluso en historia antigua y mitología para escribirlas, como contaba en esta interesante entrevista. Así, dentro de su estilo lánguido y fundente, este disco sigue presentando letras susurrantes y trabajadas, evocadoras y provocativas.

[youtube]http://www.youtube.com/watch?v=KGl1l6EjqCg[/youtube]

Respecto al ritmo del álbum, se trata de un disco tranquilo y lineal, que da comienzo con una suave Canción del eco y va animándose ligeramente a medida que avanza. Entre ellos se encuentra el single con que ha presentado este álbum, Mi vida bajo el agua, uno de aquellos temas que a la primera escucha parecen adherirse a nuestro córtex para no salir de ahí. Pese a echar de menos algún corte más al estilo incorrecto de Tu boca o Negro cinturón, (por referir alguno de sus temas más recientes) el resultado final de esta joven Dolores es agradable y completo, manteniéndose fiel al estilo de Christina. ¿Y no era sino eso lo que esperábamos?

Escucha “La joven Dolores” en Spotify!

entrevista + videoclip: los seis días

Nereida Cerdà, en un momento de la presentación de su último clip. Foto: Mario Gómez.
Nereida Cerdà, en un momento de la presentación de su último clip. Foto: Mario Gómez.

Hoy os obsequiamos una entrada doble. Por una parte, os dejamos la entrevista que Nereida Cerdà, cantante y origen del grupo barcelonés “Los Seis Días“, concedió para este espacio. Y además, la  completamos con su nuevo clip, “Globos Aerostáticos”, del cual ya os pudimos contar algo hace unos días. Sin más, aquí la tenéis. Enjoy!

  • La primera pregunta es para aquellos que quizás os descubran en este momento: ¿cómo definís a “Los Seis Días”?

Los Seis Días es un grupo de pop-rock intimista, acompañado por una carga emocional importante, a nivel de composición creemos que las letras provocan cierta cercanía para los oyentes y a nivel general pretendemos llegar de una forma fresca y contundente en forma de descarga eléctrica justo en el centro de las emociones. No aceptamos comparaciones a nivel estilístico a pesar de lo que se haya comentado. La música que hacemos nace de la nada y muere en el todo, o por lo menos eso es lo que sentimos al tocar…no sé si es una definición muy clara, preferimos que aquellos que nos descubran juzguen por sí mismos.

  • “Globos Aerostáticos” es vuestro último single. ¿Qué es lo que os engancha de este tema?

El estribillo es arrollador, onírico y a la vez terrenal, estás volando con los pies en la tierra. Un despegue en toda regla.

  • En vuestro anterior clip, ya contásteis con Lyona como realizadora. ¿Qué os ha llevado a repetir experiencia? ¿Cómo es el trabajo con Lyona?

Sin duda fue el trabajo que realizó Lyona con Te odio lo que nos motivó para hacer un segundo videoclip con ella, desde un principio captó la esencia del tema y le puso imágenes y lo mismo ha hecho con Globos aerostáticos. Trabajar con ella es sencillo, te da confianza, el trato que tiene con los artistas es cercano y tiene muy claro lo que quiere de sus trabajos y lo mejor es que lo consigue.

  •  Ciertamente estamos ante un álbum muy personal, que refleja una serie de experiencias, sobretodo amorosas, y por otra parte, no muy agradables. ¿Es vuestro primer álbum una especie de catarsis sentimental?

“Lunes” es un conmienzo, pero no un punto de partida, es como una película que empieza con un flashback, donde se explica lo que se dejó atrás, quizá una mala experiencia sentimental en una conjugación pasada pero deja intuir un punto de esperenza a lo que tiene que venir…lo que está por ver, o mejor dicho por escuchar.

  • ¿Os consideráis un grupo femenino? ¿Cómo entran los chicos en juego? Tanto Marc y Aimar en la banda, como desde el punto de vista del público.

Realmente “Los seis días” somos un grupo femenino, la composición, las letras, las estructuras a veces drásticas…propias de la cabeza de una mujer nos delatan. Aimar y Marc entraron en el grupo entusiasmados con esto y se vieron capaces de cedernos su lado más delicado y femenino que todo gran hombre tiene…ellos están encantados y nos dejan el tema representativo a nivel público a nosotras…yo creo que lo hacen para no tener que depilarse…jijijiji.

  • Siguiendo por esta línea, “Lunes” es un disco escrito por mujeres y para mujeres en un primer momento. Pero, ¿Cabe todo el mundo en estas canciones?

Definitivamente sí, los sentimientos no tienen género, ni la felicidad, ni la tristeza, ni el amor…El hecho de que se exprese mediante una mujer no quita lo dicho…Cuántas veces nos hemos sentido identificados con temas totalmente focalizados, la música es sentimiento, la música no tiene género.

  • Ya para acabar, contadnos un momento destacado en vuestros últimos meses, y uno que vaya a tener lugar pronto.

Un momento destacado fue tocar delante de 3.000 personas compartiendo cartel con Lori Meyers y Ladytron en el festival FIVECC. Y un momento que vaya a tener lugar pronto….jummm preferimos no desvelar sorpresas.

 

Les damos las gracias a “Los Seis Días” por atendernos y nos despedimos animándoos a descubrir este álbum, “Lunes”. A continuación, “Globos Aerostáticos“, una pequeña joya visual.

[youtube=http://www.youtube.com/watch?v=Lv3zRobEL28]

sidonie: el incendio

Primero fue “Fascinado”. Una primera entrega en castellano (tercera en su producción), críptica y densa, aunque no por ello despreciable, aparecida en el año 2005. Dos años más tarde se presentó “Costa Azul”: una verdadera joya del pop, con una producción impecable y temas que no dejaban indiferente. Ahora ha llegado el momento de enfrentarse seriamente a “El Incendio”, nuevo trabajo de Sidonie.

Aunque quizás “enfrentarse” no sería el verbo más adecuado para referirse a un álbum que de entrada llama la atención por la facilidad con que se deslizan los temas a lo largo del disco. Su entrada no podía ser mejor: los de Barcelona abren con “El Incendio“, el single homónimo que desde hace algunas semanas nos ha costado Dios y ayuda sacarnos de la cabeza, con uno de los estribillos más potentes y pegadizos del conjunto de temas que componen el álbum. Tras esta descarga inicial de energía llega “La Sombra”, un tema de pop claro pero sin perder contundencia, con una importante presencia de coros, y que deja intuir a través del sonido de sus guitarras una de las influencias que estará presente a lo largo del álbum: la del rock más clásico y sureño americano. Pero no nos precipitemos.

Seguimos adelante con “Un día más en la vida”, donde la colaboración de Miriam Ros aporta un plus de ternura a este tema de curioso estribillo. A Miriam la recordamos por su participación en “Los Olvidados”, uno de los mejores temas del pasado “Costa Azul”, y es todo un regalo volver a oírla de nuevo. El siguiente tema, “Algo nos pasará”, musicalmente se ubica en el pop más melódico: ritmo sencillo, base simple y clara, coros que enriquecen la armonía. ” “Por tí” es un tema sentimental, con arreglos que recuerdan a los sonidos de grupos como The Eagles, a los que añaden una parte ciertamente propensa a ser coreada.

Pero Sidonie no deja que nos acomodemos en este relax momentáneo, y vuelven a atacar con el siguiente corte: “Viva el loco que inventó el amor“, un tema atípico en su producción, con influencias de rock de carretera y rockabilly, que volveremos a encontrar más adelante. Seguidamente, “A la vera del mar“, que en sus arreglos y estructura recuerda enormemente al tema homónimo al disco “Costa Azul“. Pero quizás por la enorme calidad que tenía el precedente, la nueva entrega, siguiendo su fórmula, consigue engancharnos de nuevo, con un acompañamiento de viento más que característico e interesante.

Nueva concesión a la tranquilidad con los dos siguientes temas: “Al Viento“, aportación más directa del guitarra Jesús Senra, en su línea de melodías susurrantes y con un relajado ritmo ternario, además de un solo de Hammond (de gran presencia en el álbum) que aporta reminiscencias a las baladas rock de grupos como The Black Crowes ; y “Sin querer“, que dentro del estilo habitual de Sidonie, incorpora las nuevas referencias rockeras, que hacen recordar a grandes grupos del rock en español como M-Clan en sus buenos tiempos.  

Y entramos en la fase final del álbum de la mano de “Nueva York“. Si en “Viva el loco que inventó el amor” se insinuaban las nuevas influencias rockabilly y del “road rock”, aquí se muestran sin ningún pudor, recordando a grupos como La Guardia o Los Rebeldes. Nuevos caminos por explorar. Le sigue “En mi garganta“, un tema que suena a grabación directa, sin engaños, a grupo vivo. Pequeña joya.

Antes de comentar el último tema, daremos un paso atrás para seguir avanzando, y es que hasta ahora, no hemos mencionado la cuestión de las letras. Es un disco de amor, de principio a fin. Esto puede verse desde muchas perspectivas: por una parte puede verse que,  superada esa oscuridad de imágenes de “Fascinado“, el rasgo de originalidad presente en “Costa Azul” se ha diluido, pero… ¿qué, sino original, es oír a Sidonie hablando abiertamente de amor? Hasta ahora, lo nunca visto, pese a que con ello se acerquen a la tónica de otras bandas. De esta manera, vemos como “El Incendio” ha sido un paso más en la carrera del grupo, que ha decidido en esta ocasión, seguir abriéndose para hacer canciones que apelen de manera directa a la experiencia de cada uno.

Mención especial merece el último tema: “El Adiós“, un broche fabuloso en su letra, que recopila todos los temas anteriores, dando un final no muy optimista a esta historia de amor. Final redondo para un disco que si bien puede no ser una obra maestra, es toda una muestra del pop más claro, sencillo y directo, y que no pierde un ápice en calidad de sonido y producción. Altamente recomendable.