Entrevista: Sweater

Habíamos hablado de ellos. Os habíamos contado sus últimas actuacions. Llegó el momento de hablar con ellos y conocerles más de cerca. Sus influencias, sus experiencias en directo, sus nuevos planes. Los barceloneses Sweater responden al cuestionario de Libertad Sonora a través de Víctor, su vocalista. Aquí tenéis lo que nos contó.

El sonido de Sweater es un sonido bastante insólito en la escena musical nacional. ¿Cuáles son vuestras influencias principales?

En su momento, vivimos el nacimiento del Brit-Pop y del Grunge en primera persona. Crecimos, sin darnos ni cuenta, con ellos y de ellos bebimos todo lo que pudimos y más. Sin embargo, la mayoría de nosotros, ya en ese momento todos éramos ya muy “beatlelianos” y escuchábamos mucho a los clásicos del pop, del rock y del folk: Dylan, Monkees, Led Zeppelín, Stones, Turtles, Doors, Hendrix… También tuvimos una época muy “neo-noise-psicodélica”, por decirlo así. En esa etapa Ride colapso casi toda nuestra atención.

En estos momentos, intentamos huir de todo aquello que suena a himno generacional o a cosa prefabricada. Hay trabajos de artistas que nos parecen magníficos. Nos encantan aquellos que investigan y juegan con diferentes texturas, de ahí nuestro “amor” por el “Viva la guerra” de Standstill o por trabajos de Radiohead, de Doves o de Arcade Fire.

En relación a los textos, preferimos aquellos que dicen cosas importantes con la naturalidad con la que uno va a comprar el pan. Damos mucha importancia a los textos y nos encanta como escribe gente como J, Astrud, Morrisey, Love of Lesbian, The New Raemon o Jeff Tweedy, entre otros. Yo personalmente siento una adoración casi enfermiza por la figura de Jeff Buckley. No se porqué pero me hace sentir cosas que nadie consigue.

Como banda, actualmente,  estamos muy interesados en escuchar de manera seria cosas muy lejanas musicalmente a lo que nosotros hacemos. Mucho jazz, mucha música clásica, algo de flamenco. Creemos que es una buena manera de enriquecer nuestras composiciones. 

Sweater en una imagen promocional

 

Hay casi tantos procesos creativos como bandas existen. ¿Cómo se desarrolla la creación musical en vuestro caso?

 Se mueve entre el caos controlado y el caos más absoluto. Bromas a parte, principalmente el peso de las composiciones lo lleva Feli. Acaba siendo una esponja de todas nuestras ideas e inquietudes. Él las pasa por el filtro Sweater y las transforma en bocetos de canción.

Lo cierto es que a raíz de la grabación de “Plan Magistral” decubrimos y aprendimos a respetar nuestros criterios de composición. En estos momentos nos gusta trabajar con ideas muy claras en relación a las canciones que vamos elaborando. Nos parece necesario buscar, conceptualmente, un punto de partida y compartirlo, hacerlo nuestro, discutirlo, llegar a acuerdos y a partir de ahí, dar rienda suelta a la creatividad. Intentamos huir de patrones prefijados y mantener nuestros criterios por encima de todo. Por ejemplo, en los temas que compondrán nuestro segundo disco, estamos dando muchísima importancia a los arreglos. Buscamos y buscamos hasta que estamos satisfechos y convencidos de que es el que mejor se adapta a nuestra idea de canción. Cuando tenemos un tema nuevo entre manos, mantenemos comunicación casi a diario, fuera de las horas que pasamos ensayando. Nos enviamos ideas por correo electrónico. Grabamos maquetas en casa y las compartimos con el resto. Para esto, las nuevas tecnologías son ideales. Agilizan mucho el trabajo y te mantienen en contacto constante con el resto de miembros del grupo.

Han sido varios los escenarios que ha pisado Sweater en su trayectoria. ¿Alguno que recordéis especialmente?

Creo que todos los miembros de la banda coincidiremos en que, en ese aspecto, hemos vividos tres grandes momentos en este último año. Casualmente todos acontecidos en la ciudad de Hospitalet de Llobregat y con protagonistas coincidentes.

Por un lado, nuestra primera actuación tras de la salida del disco al mercado.  Fue un acústico en la sala Depósito Legal para unas 100 personas. Algo muy íntimo y que nos hizo sentir muy bien y muy músicos.

Los otros dos, la presentación del Let’s Festival 09 y Las fiestas de la Primavera. En ambos conciertos compartimos escenario con Vetusta Morla. Para nosotros fue un gran privilegio y, a la vez, una prueba de fuego. En el segundo de ellos tocamos para unas diez mil personas aproximadamente. Fue un subidón de adrenalina importante y un saberse capaz de enfrentarse a un gran escenario, a un gran equipo de sonido y luces, a un público exigente y diverso, que mayoritariamente no es el tuyo… y salir con muy buenas vibraciones. 

 ¿Habéis contemplado la posibilidad de presentaros fuera de nuestras fronteras o os centráis principalmente en el ámbito nacional?

 En principio estamos centrados en el ámbito nacional. Sin embargo, gracias a la colaboración con Carlos Ann, y a las comunidades virtuales, etc. tenemos constancia de que Sweater es escuchado y valorado, en países como México o Colombia.

 Recientemente habéis participado en el concurso musical “Puro Cuatro”, llegando a una meritoria posición de finalistas. ¿Qué os ha aportado esta experiencia?

 Pues ha sido una experiencia más. Ni más, ni menos. El concurso tenía muy buenas intenciones. La propuesta de la cadena parecía preocuparse realmente por los nuevos talentos que pudieran ir apareciendo, pero parece haberse desvanecido poco a poco.  Hace tiempo que no tenemos noticias de ellos, aunque agradecemos muchísimo que se fijaran en nosotros y que, promocionalmente, nos echaran una mano.

 Haciendo un paréntesis, la educación musical tiene un papel destacado para vosotros.¿Cómo consideráis que se está enfocando la formación de las nuevas generaciones? ¿Qué podría mejorar?

En mi opinión todo. Siempre se pude mejorar todo y en nuestro caso, hay mucho a mejorar, pues el enfoque a nivel público, deja bastante que desear. La mayoría de iniciativas acaban siendo de carácter privado. Fastidia un poco decirlo, pero sólo hay que echar una ojeada a los programas educativos de otros países del continente y de la presencia que tiene la formación musical en ellos. Aquí hay pocas ganas de otorgarle a la música el lugar que se merece en la educación de nuestros pequeños. De rescatar y respetar nuestra identidad cultural a partir de ella. De utilizarla para fomentar la creatividad y la contemplación de lo que nos rodea. Cada dos por tres, se aprueban nuevos proyectos en este sentido, pero acaban siendo únicamente medallas que el “pseudo-politiquillo progre y cultureta” de turno se clava en el pecho no lo suficientemente profundas para, por lo menos, sentir algo.  

 Y por último, ¿Cómo evoluciona Sweater en los últimos tiempos? ¿Hacia dónde os dirigís?

Pues muy bien no lo sabemos. La verdad es que trabajamos más que nunca y esperamos que el resultado esté a la altura del tiempo y el esfuerzo destinados.

En realidad no tenemos ni idea de como será lo nuevo de Sweater. Las vibraciones son muy buenas. Hemos estado creando mucho durante este año y ahora falta ordenarlo todo un poco. Aún así, tenemos la sensación de que todo parece haber encontrado su sitio en nosotros como músicos. Nos sentimos muy a gusto con lo que hacemos y con lo que sentimos. Nos respetamos cada día más como artístas y como miembros del grupo. Como te digo no sabemos como será lo siguiente, pero tenemos claros ciertos aspectos. Sin duda algo mucho más elaborado, más pensado, más Sweater en esencia. Más en consonancia con lo que sentimos en este momento.

Como te he dicho antes, a partir de la grabación de “Plan Magistral”, descubrimos muchas cosas. Por un lado como funciona la industria. Por el otro, cuales habían sido nuestras equivocaciones, musicalmente hablando, y que era aquello que realmente vivíamos como algo esencial en el proceso creativo. La verdad es que hemos crecido más en un año, que en los siete que le precedieron. Si todo va bien tenemos idea de tener algo editado para mediados/finales del 2010.

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *