suîte momo: mientras daba vueltas de campana

Se lo debíamos. Ya habíamos hablado de ellos en otra ocasión, con motivo de su actuación en el Festival de Guitarra de Barcelona, como teloneros de Love of Lesbian (¿recordáis?). En aquella ocasión, nos ofrecieron sobre el escenario una muy buena actuación, cargada de energía y ganas de hacer bien las cosas. Ahora, una vez escuchado atentamente su primer disco, os dejamos un recorrido a lo largo de sus canciones.

(Nota: si queréis ponerle sonido a estas líneas, que es en el fondo lo importante, Suîte Momo facilitan el link a su álbum completo en streaming, en la web Deezer. Lo compartimos aquí con vosotros… http://www.deezer.com/en/suite-momo/mientras-daba-vueltas-de-campana-A133327.html

 

Mientras daba vueltas de campana es el primer trabajo de Suîte Momo

 

Mientras daba vueltas de campana es el título de este primer trabajo, que cuenta con 11 cortes que navegan entre los sonidos propios del rock y el pop. El disco, producido por Charly Chicago (productor entre otros del Plan Magistral de Sweater), se abre con Mi cajita de cartón, un tema tranquilo e íntimo, que contrasta plenamente con el que le sigue, Rock & Roll 24/7, con unas armonías en coros más que interesantes, y unos patrones rockeros en los que la batería aporta una gran dosis de energía. Volvemos al pop con la única versión presente en el disco: X mucho tiempo +. Hay que remontarse a la década de los 80 para descubrir a la banda británcia que creó esta pieza con el título “So Long“, Fischer-Z. La versión de los chicos de Vilanova, además de trasladarla al castellano, ha abandonado la clásica base ochentera y los sonidos más electrónicos para hacer de ella un tema plenamente rockero. Digno de nuestras Per-Versiones. (Nota para curiosos irredentos: click aquí para ver el vídeo original…)

Seguimos adelante en este álbum, con una de las preferidas por los seguidores de la banda, Rayos de Solyedad. En este tema, que destila reminiscencias a sonido británico junto al estilo más propio del buen indie nacional, uno de sus aspectos más destacados es su letra. Elaborada, llena de indirectas directas y de perlas como “Te quiero odiar pero sólo sé amar… a mi manera“, o “Si hay algo importante que hacer es dejar de mirar para ver todo claro“. Tras ella, con Canciones Lejanas, recuperamos el sonido íntimo del primer tema del álbum, dando un pequeño descanso al oyente, que recupera la calma, contribuyendo a un buen ritmo de escucha del disco.

Con Siempre el dinero, decimos adiós a la calma. Es un tema desconcertante, dado que pese a su tónica pop y de sonido claro, nos sorprenden con un interludio violento, que refuerza el sentido de la letra. Es donde empezamos a descubrir ese otro lado de Suîte Momo, el lado más cercano al sonido progresivo, incluso psicodélico. Gritos, ritmos ruidosos, que acaban por devolvernos al sonido primero. Se agradece.

Con Proyecciones iniciamos la etapa final del álbum. Este corte es un tema completo. Con una base que podría recordar de entrada incluso hasta a grupos españoles como el “Último de la Fila“, se va desarrollando para pasar por sonidos más rockeros, desperezando la voz de Danny,…

… que pasa de la tranquilidad a la energía a lo largo del tema, para terminar en una espiral de nuevo casi progresiva (sensación acentuada en su versión en directo); espiral reflejada asimismo en la letra, homónima al título del disco: “No pude hacer nada, mientras daba vueltas de campana”. Uno de los destacados.

Los temas siguientes, Eva y Algo muy común, aparecen en orden inverso en la grabación y en la contraportada. De cualquier modo, perdonado este desliz, ambos siguen aportando al global del álbum, destacando lo trabajado del estribillo del segundo, de aquellos cuyas melodías siguen dando vueltas en la cabeza un tiempo después de haberlas escuchado. Rítmicamente es rico, y las alternancias entre la energía más rockera con la tranquilidad pop de las estrofas, le dan dinamismo e interés. De cualquier modo, esa alternancia acaba por ser una de las características de el sonido de Suîte Momo.

Y nos acercamos al final. Con Alguien, el 8º pasajero, nos vuelven a sorprender con los cambios internos en el tema, que empieza de manera tranquila, con una línea vocal simple, octavada, para seguir desarrollándose incluso con voces gritadas y rasgueos distorsionados, que de nuevo se acentúan en los directos del grupo, para terminar con una sección de cuerdas que nos devuelve la calma perdida.

El tema escogido para cerrar es Este día. 7 minutos de tranquilidad y melodías armonizadas de manera agradable y con un timbre relajado. Tras este viaje, con abundancia de sobresaltos y sonidos duros intercalados, es una gran idea para terminar relajados y con buen sabor de boca.

En conclusión, Mientras daba vueltas de campana, no es un trabajo fácil de apreciar a primeras escuchas, pero realmente encierra un potencial grande. Musicalmente muy trabajado, a veces muestra, a veces deja intuir, una riqueza de ideas y de matices que dan sonido propio a esta propuesta. Para escuchar con calma y atención.

1 thought on “suîte momo: mientras daba vueltas de campana”

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *