Los Panero, o el podcast como archivo histórico

En el año 1976, en el programa Radio Revista de la Cadena Ser, Manuel Amado se enfrentaba en directo a la que es probablemente una de las entrevistas más incómodas del ámbito de la radio cultural. En el estudio, cuatro personas: el cineasta Jaime Chávarri y Felicidad Blanc, Leopoldo María y Michi, viuda e hijos del poeta Leopoldo Panero. El trío, junto a un hermano más, José María, protagonizaba en aquellos días una película polémica: «El desencanto», en la que Chávarri exponía de forma cruda aquella realidad familiar.

En un momento de gracia, la plataforma Podium Podcast, pertenenciente al grupo Prisa, decidió dar una vuelta al formato y no sólo publicar contenido de nueva creación, sino encapsular momentos de historia de la radio conservados en su archivo, etiquetados como «Esenciales». Es el caso de la serie «Grandes entrevistas», y en ella se incluye precisamente ese capítulo, que en Podium han titulado: «Los Panero: tensión, miserias y cine de culto«.

Un título muy acertado, y es que del mismo modo en que los oyentes de fuera de Barcelona y Madrid en aquellos años, es probable que muchos oídos contemporáneos no hayan llegado a ver la película. Pero está claro que la entrevista crea expectativa, porque da todo lo que promete. Con la estética radiofónica del momento -una radio pausada, sin prácticamente músicas de fondo y que usa un vocabulario que llega a echarse de menos hoy- poco después de la muerte del dictador, llegan a nuestros oídos la voz tensa e incluso engolada de Manuel Amado, que lleva a buen puerto una entrevista imposible. Las voces de la familia Panero hablan desde el cinismo, la filosofía, la endogamia, y sí, también el desencanto. Voces que ya se apagaron, y que sorprende, en pleno 2018, que transmitan aún esa tirantez, esa incomodidad. Una muestra, en definitiva, de la vida y la emoción del sonido, y de un uso del podcast de lo más interesante, el de pasaporte a una radio que se creía perdida.

Los Panero, una familia peculiar. Y si, Michi es a quien cantaba Nacho Vegas en aquella canción imprescindible.

Una entrevista para enmarcar, puede escucharse aquí.

El gran apagón, historias a oscuras

El 11 de abril de 2018 una tormenta solar de extraordinaria fuerza inutiliza todos los satélites y gran parte de los sistemas eléctricos, dejando el planeta en completa oscuridad.

La semilla que abrió las puertas al fenómeno podcast en español.

Si hay una ficción imprescindible para entender el fenómeno podcast en el mundo hispanohablante, esa es «El gran apagón». Producida por la plataforma Podium Podcast, permitió a muchos descubrir que una ficción sonora podía ser tan o más emocionante que una serie de televisión. Tres temporadas con una realización impecable – dirigidas por Ana Alonso, escritas por José A. Pérez Ledo y con dirección técnica de Roberto Maján– que consiguieron enganchar a una comunidad fiel de seguidores y que superaron los 4 millones de descargas.

Precedidos de las ilustraciones de David de las Heras, los episodios de «El gran apagón» se apoyan en las interpretaciones de grandes nombres como Nancho Novo, Miguel Rellán, Macarena Gómez,  incluso Terele Pávez; actriz que falleció entre la realización de la segunda y tercera temporadas, pero que nos dejó a Marcela, un personaje realmente terrorífico. Estas voces dan forma a una serie que se articula como una muñeca rusa, como una semilla que genera una historia de historias. Especialmente en la primera y segunda temporadas, estas líneas argumentales entorno al apagón eléctrico global llegan a ser angustiosas, incluso desagradables, encarando escenas -valientes para unos, gratuitas para otros- que cuesta imaginar en el contexto televisivo. En cualquier caso, el ritmo es ágil gracias a una realización impecable y a la verosimilitud que aportan detalles como la presencia de diversas variedades del idioma y de voces y sintonías reales de los medios de comunicación.

Pero el punto fuerte de la serie es también su talón de Aquiles. El gran apagón es un marco donde las historias suceden y ahí la clave es cómo y cuándo parar. En el caso de esta serie sonora, mi sensación es que después de un gran arranque se responden las respuestas esperadas, sí, pero el final sabe a poco. Sea como sea, un podcast imprescindible para entrenar nuestros oídos a la ficción sonora de altura.

  • Duración: variable, entre 10 y 30 minutos.
  • Estado: finalizado. Tres temporadas de ocho capítulos cada una.
  • Temática: ciencia ficción, thriller, distopía, conspiración.
  • Recomendado si te gusta: Serial, los programas sobre fenómenos paranormales, la palabra conspiranoia y sobre todo, las producciones bien hechas.
Las ilustraciones de David de las Heras, parte indisociable de la atmósfera opresiva de la serie.

Puedes escuchar El gran apagón aquí.

No Bad Ideas, un espacio para la creatividad

Of course there are bad ideas. Like, a lot of them. 
But any idea can become a good story.

– No Bad Ideas Podcast

En un periódico digital aparece una noticia surrealista: un hombre disfrazado de Pedro Picapiedra es detenido por la policía y su coche, caracterizado como el conocido vehículo de los Flintstones, es requisado. ¿Podría surgir de ahí un hilo narrativo que diese pie a un guión, a un cuento, a una novela? El equipo formado por Gabriel Urbina, Sarah Shachat y Zack Valenti presenta un podcast de no ficción encabezado por una premisa arriesgada: las malas ideas existen, pero pueden acabar siendo buenas historias.

A medio camino entre un show de escritura en vivo y un espacio de consejos para escritores y personitas interesadas en el mundo de la creatividad, la productividad, e incluso el bienestar personal, este equipo plantea podcasts que oscilan entre la hora y la hora y veinte de duración. El funcionamiento es sencillo: uno de los tres miembros propone una idea de base y los otros dos la desarrollan conjuntamente durante media hora. Seguidamente, se comenta el proceso y se abre un rato de charla informal sobre proyectos y bloqueos diversos. Entregas que te permiten mirar por el ojo de la cerradura y descubrir que desvariar puede ser divertido, que si desactivamos a nuestro juez interno y nos dedicamos a explorar, se abre un mar de posibilidades y que todos tenemos bloqueos y miedo a la crítica. Sin ir más lejos, la productora de este podcast ha sido bautizada como Fear of Public Shame.

El inconveniente de este podcast es común a los programas y espacios que juegan con la improvisación: su irregularidad. Según la historia de partida, la inspiración del momento y como se hayan alineado las astros, el resultado puede ser más o menos ágil, más o menos entretenido, más o menos interesante para cada uno. Pero en cualquier caso, su fuerte sigue presente: nos muestra el proceso creativo y nos coloca, como oyentes, en una posición de testigo privilegiado.

  • Duración: entre 1 h y 1 h 30.
  • Estado: En curso.
  • Temática: creatividad, improvisación, desarrollo personal.
  • Nivel de inglés: alto (acento americano, conversación improvisada, tres voces que se superponen)
  • Recomendado si te gusta…: Wolf 359, Write Now, y si escribes o te gustaría hacerlo.
La apuesta gráfica de «No Bad Ideas». Simple, directa y… ¿mejorable?

Encontrarás el podcast aquí y este es su espacio en Patreon. ¡Disfruta de la escucha!